Es una práctica que tiene como objeto reducir y aprovechar al máximo el consumo de energía. Los individuos y las organizaciones que son consumidores directos de la energía pueden reducir el consumo energético para disminuir costos y promover sostenibilidad económica, política y ambiental.

Se extiende y se entiende también al ahorro de Agua.